Para que tu marca sea memorable y fácilmente reconocible, es necesario que tenga una identidad visual que la represente adecuadamente en todas sus comunicaciones probables de manera que haya armonía y sincronía entre las mismas.